Translate

viernes, 22 de enero de 2016

Base para Pay

Algunos recetas muy ricas llevan como base una masa para pay.  Esta base puede utilizarse indistintamente para alimentos salados o dulces.
Lo importante de una base es evitar el amasar de más.   Puedes hacer tu masa si así lo deseas, con una semana de antelación, debidamente cubierta con film y  ponerla en otra bolsa con cierre para que no se contamine con los olores que pudieran surgir de tu congelador.
Cuando la vayas a utilizar, sácala del congelador y consérvala en el refrigerador hasta que se descongele.  La mejor forma de trabajar esta masa es haciéndola unas horas antes y estirarla en el molde que vayas a utilizar y volverla a meter en el refrigerador, cubierta con un film hasta que la necesites.
Ten a la mano esta receta, ya que se utilizará como base de muchas más que voy a compartir contigo.
Antes que nada, compra un molde antiadherente para tus pays y que sean preferentemente desmontables, es decir que la superficie del molde se pueda quitar sin problema (moldes desmontables), con esto evitarás que se pegue tu pay al molde.

Esta receta es para un molde aproximadamente de 26 a 28 cms. (11 pulg.) de diámetro.  Este pay puedes obtener alrededor de 8 raciones por receta. Barniza este molde con un poco de aceite, mantequilla o spray. Toma Nota.

Base para Pay
Rinde para 1 pay de 28 cms.  8 raciones

Ingredientes
1 taza de harina blanca
60 grs. (1/4 taza) de mantequilla cortada en cuadros (fría completamente)
5 y 6 cucharadas de agua helada (adicionar hielos)
1/4 cucharadita de sal

Procedimiento

Poner en el procesador de alimentos la harina junto con la sal,  tocar el botón de "pulse" de dos a tres veces, para que se revuelva bien.  Vuelve a procesar y cuando esté trabajando tu procesador empieza a incorporar poco a poco la mantequilla fría cortada en cuadros.  La harina tendrá una consistencia semejante a la arena del mar, cuando tenga esa consistencia, empieza a poner cucharada por cucharada el agua helada, quizás no necesites de las 6 cucharadas, quizás menos, pero entre cada cucharada deja que corra la masa alrededor y espera unos 10 ó 15 segundos antes de incorporar la siguiente y así sucesivamente.  Cuando la masa empiece a hacerse bolas pequeñas y se desprende con facilidad del procesador, tu masa ya está lista.  Es probable que sean con 3 ó 4 cucharadas nada más, pero depende mucha de la harina y que tan dura esté tu mantequilla.  No poner más de 6 cucharadas, ya que la masa estará floja y no funcionará.  Muchas veces se va a convertir la masa en una sola bola, cuando eso sucede, tu masa está perfecta.

Sácala del procesador  haz una bola, aplana ligeramente con el rodillo en una superficie con un poco de harina (para que no se pegue) y envuelve con papel film y refrigera inmediatamente.

Ahora bien, si no tienes procesador, tendrás que hacerlo a mano, con el mismo procedimiento, revolver junto con la sal, e incorporar la mantequilla fría tratando de hacerlo lo más rápido posible y desmorona un poco la mantequilla con tus dedos junto con la harina para obtener la consistencia semejante a la arena del mar.  Sigue amasando e incorporando cucharada por cucharada de agua congelada a tu masa, no dejes de amasar y obtendrás poco a poco una masa despegable, suave al tacto y lista para extenderse con el rodillo un poco y cubrirse con un papel film y refrigerar.

Cuando hayan pasado alrededor de 30 a 45 minutos en el refrigerador, podrás extender tu masa y cubrir tu molde, cuando hagas esto, cubre nuevamente el molde con papel film y refrigera.  Después empieza a hacer tu relleno.

Esta receta es muy sencilla, pero el truco consiste en que no debes de amasar de más y tus ingredientes deben estar lo más fríos posibles (mantequilla y agua). Un estimado en tiempo en el procesador es de 2 a 3 minutos.  A mano 5 - 6 minutos.

Si deseas modificar la receta, favor de consultar la sección de Conversiones para recetas











No hay comentarios: